Datos personales

Mi foto

Licenciada en Psicologia,Diplomada en Arte Dramático,una de las autoras de "Cuento Atrás",Colaboradora en la revista "Glamalunya",Ganadora del concurso del amor de Letras y Escenas

sábado, 14 de febrero de 2009

CONCURSO DEL AMOOORRR


Buenos días/noches, la hora que sea!! Es muy tarde pero me acabo de enterar que he ganado el premio al Concurso del Amooor que el blog "Letras y Escenas, novela romántica, juvenil y adulta"( blog de la que soy seguidora y que os recomiendo encarecidamente ), estaba realizando.
No quepo en mí de gozo!! Así que os voy a colgar el relato para que lo disfruteis y digais lo que os parece, muamuamuaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!

LA HISTORIA DE AMOR Y CORAZÓN, por Isabella
Bum-bum.. Bum-bum.. Bum-bum…
Corazón latía rítmicamente como hacía unos meses, con la seguridad de retumbar en el vacío, ya que así se sentía él.
Sabía que formaba parte del gran logro que era la vida, pero creía que no era suficiente. Se sentía solo y desdichado, y su latir se había vuelto rítmico y acompasado. Algunas tardes se asomaba a Los Ojos para admirar con lentitud la belleza del atardecer y entonces su ritmo se tornaba ligeramente más pausado… sólo ligeramente. En los últimos meses ni siquiera eso lograba acabar con su desazón, con lo cual seguía latiendo de una forma casi maquinal, ajena a sí mismo.
Una tarde en que se asomó a Los Ojos para ver otro atardecer, observó que a su derecha había una figura a la que jamás antes había observado. Era una pequeña semilla de color verde que apenas mantenía su propio equilibrio. Estaba recostada en la arena de la playa, balanceándose sobre sí misma, intentando inútilmente permanecer quieta y sosegada.
Corazón habló con su Única Voz, La Voz Auténtica, para saber si podía ayudar a la semilla.
La semilla esbozó una sonrisa dándole las gracias y le dijo que ya la había ayudado más de lo que jamás pudiera imaginar. Corazón alteró su ritmo unos segundos porque no comprendía qué quería decir la semilla y volvió a su lugar.
Al día siguiente, al atardecer, Corazón volvió a asomarse a Los Ojos y encontró a la semilla de nuevo intentando mantener el equilibrio, aunque su tamaño había aumentado ligeramente. Corazón la miró, pero desechó la idea de ofrecerle ayuda: después de lo acaecido el día anterior estaba seguro de que la semilla se la pediría si la necesitaba. En lugar de eso intentó disfrutar del atardecer, pero tuvo que concentrarse para hacerlo. Sin darse cuenta, hacía moverse a Los Ojos para observar a la semilla, y cuando esto ocurría y sus ojos se cruzaban con los de ella, Corazón aceleraba su ritmo casi sin darse cuenta.
Aquella noche Corazón se dijo a sí mismo que debía volver a hablar con aquella semilla porque la curiosidad le acechaba y tenerla cerca le hacía sonreír. Estuvo toda la noche alterando su ritmo cada vez que rememoraba a la graciosa semilla y encogiéndose ante la idea de volver a hablarle.
Al atardecer del día siguiente Corazón volvió a asomarse a Los Ojos y buscó a la semilla, que había crecido el doble de su tamaño y seguía teniendo problemas con su equilibrio. Corazón volvió a hablar con su Única Voz, La Verdadera, mientras notaba cómo producía los latidos más rápidamente que en ninguna ocasión, y le preguntó a la semilla qué hacía allí cada tarde y si podía saber su nombre.
La semilla le miró a su propio centro, haciendo que Corazón casi se atragantara, y con la voz más dulce que jamás nadie hubiese oído nunca, le contestó:
– He venido siguiendo tu voz, Corazón. Hace muchos meses que me has estado llamando desde el fondo de tus latidos –y, saltando ágilmente, cayó en los brazos de Corazón, que latió frenético y abrasante, fundiéndose en un abrazo hasta que sintió que la semilla se le hundía y le traspasaba por todos y cada uno de sus poros… hasta sentirla dentro de sí mismo, en su propia piel.
– No has contestado a mi otra pregunta –le dijo Corazón a la semilla que ahora crecía dentro de él.
Corazón sintió el estremecimiento más dulce que podía soportar cuando escuchó la voz de la semilla, formando ahora parte de él:
– Amor, mi vida, ése es mi nombre.
Entonces, Corazón se hinchó a la vez que notaba que Amor crecía rápidamente dentro de él, y comprendió que jamás había estado solo o vacío. En ese instante supo que su destino había sido escogido desde el principio y estuvo a punto de reventar de gozo al comprenderlo: él y Amor vivirían juntos eternamente.

4 comentarios:

Camaleona dijo...

Ya había leído el relato, que me había atrapado y estremecido desde el primer latido... PRECIOSO. ME ENCANTA!!

gevana dijo...

que bonito isabella... ENHORABUENA!

Sidel dijo...

Enhorabuena, me ha encantado es superoriginal, yo también sigo a Alba, pero desde hace menos tiempo y no había disfrutado de tu relato...besos

Mireia Ortas dijo...

Sandra, soy Mireia!!
Perdona mi tardanza, pero estas navidades estuve de baja y entre una cosa y otra me puse tarde con los bocetos. Ahora mismo estoy sin movil, creo que después de las fiestas ha decidido tomarse unos días de fiesta y me tiene incomunicada el muy *piiiii* :(
Si quieres pásame tu dirección de mail y te los paso por correo y así podremos estar en contacto hasta que mi movil decida volver a la rutina.
Mi correo es eldawen802@gmail.com.
Dime algo que tengo ganas de que enseñarte lo que tengo, a ver si te gusta!!